OUTSOURCING

El outsourcing o Tercerización (también llamada subcontratación)  es una opción que tienen las empresas para subcontratar fuerza laboral, donde la empresa encargada de la provisión del recurso humano adquiere las responsabilidades legales.

Se puede decir que esta técnica innovadora de administración, consiste en la transferencia a terceros, de ciertos procesos complementarios, que no forman parte del giro principal del negocio, permitiendo la concentración de los esfuerzos en las actividades esenciales, a fin de obtener competitividad y resultados tangibles.

El outsourcing, combinado con otras técnicas, está creando un ambiente sofisticado, totalmente nuevo, en la relación cliente – proveedor. A través de esta relación se busca que exista una cooperación intensa entre el cliente y el proveedor, en la que los proveedores adoptan los mismos sistemas que los clientes, de manera de proporcionar así una mejor relación de trabajo.

Por tanto, aplicado con carácter general, no es un concepto nuevo puesto que responde al acto mediante el cual una organización contrata a un tercero para que realice un trabajo en el que está especializado, con los objetivos de reducir costos y / o evitar a la organización la adquisición de una infraestructura propia que le permita la correcta ejecución del trabajo.

Los principales objetivos que pueden lograrse con la contratación de un servicio de outsourcing son los siguientes:

•          Optimización y adecuación de los costos relacionados con la gestión, en función de las necesidades reales.

•          Eliminación de riesgos por obsolescencia tecnológica.

•          Concentración en la propia actividad de la organización.

Outsourcing, como cualquier otra iniciativa o filosofía de trabajo, tiene muchos caminos,enfoques y soluciones. Decidir cuál usar, puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Como todo en la vida, ésta es una solución que tiene casos de éxito y fracasos. Pero hay varios pasos que las empresas pueden seguir para iniciar en forma ordenada un proceso de Outsourcing.

Pero hay varios pasos que las empresas pueden seguir para iniciar en forma ordenada un proceso de Outsourcing.

1. Hay que informarse bien. Mucha literatura relacionada con este tema se encuentra disponible en Internet, libros y revistas; lo que ayuda a tener criterio.

2. Busque ayuda profesional. Las firmas profesionales, en su mayoría, ofrecen esos servicios; busque información sobre ellos, pero no se comprometa hasta que comprenda el alcance de los mismos. Las firmas no le cobrarán por brindarle una charla o materiales de apoyo.

3. No vea el Outsourcing como una moda. Es más bien una filosofía de vida, una forma de trabajar, una cultura empresarial.

4. Las empresas transnacionales han incluido estas iniciativas a nivel global, y son parte de sus planes estratégicos. Hay una solución para su negocio. No se deje etiquetar con soluciones enlatadas.

5. Si va a entrar en esta modalidad, investigue y busque qué es lo que más le conviene, y qué valor adicional aportará a su negocio.

6. Vea el Outsourcing como un proceso, inicie con algo pequeño que pueda ser escalable.Pero sobre todo, asesórese muy bien.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *